Saltar al contenido

Dieta del sirope de savia y zumo de limón

11 julio, 2013 |
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

La Dieta del sirope de savia y zumo de limón es un más que una dieta para perder peso una cura depurativa y desintoxicativa que ayuda a eliminar calorías y toxinas de nuestro cuerpo; todo ello consigue además el efecto de ayudarnos a perder peso.


Esta dieta de ayuno está indicada si te sientes cansada, te pones enferma a menudo o te afectan los cambios de estación. Es recomendable como tratamiento para desintoxicar el organismo y aumentar las defensas, aunque sus efectos a la hora de adelgazar también son notables. Por ello mucha gente realiza esta dieta en primavera, un buen momento para limpiar el organismo de toxinas acumuladas durante el largo invierno por abundante ingesta de carnes, grasas, productos procesados, todo ello unido a hábitos de vida sedentaria y estrés.

Funcionamiento de la dieta de sirope de savia y zumo de limón

Los alimentos más naturales e integrales son también los más sencillos de digerir, y los que menos residuos dejan en nuestros órganos. Los alimentos fritos o procesados, hacen que nuestro sistema digestivo tenga que trabajar mucho más para eliminarlos.

Para limpiar el organismo, lo más adecuado es descansar de ciertos alimentos durante un periodo corto de tiempo, e ingerir alimentos muy fáciles de digerir, como zumos exprimidos y purés de frutas y verduras. Esto favorece que el sistema pueda descansar, y dedicar su energía a liberar todas aquellas sustancias acumuladas anteriormente. Una dieta a base de zumos, líquidos y purés, puede hacerse un día a la semana o bien tres días seguidos al mes.
La dieta del sirope de savia y zumo de limón

Esta dieta limpiadora es muy eficaz, ya que además de ayudar al cuerpo a recuperarse, proporciona mucha energía durante el proceso de limpieza. Sus efectos se notan enseguida sobre la piel y el pelo, que se vuelve más sanos y brillantes. Esta dieta puede hacerse de dos formas, o bien la cura completa, o bien el semiayuno. Mientras dormimos no ingerimos alimentos, tiempo que nuestro organismo aprovecha para recuperarse y autolimpiarse. El propósito de esta dieta, es prolongar este periodo, ofreciendo al cuerpo más tiempo para regenerarse.

La cura completa puede durar de siete a diez días, y durante la misma solamente se ingieren entre 2 y 3 litros de zumo de limón con el sirope de savia, y ningún otro alimento. De esta forma, durante el ayuno, el cuerpo aprovecha para deshacerse de las toxinas y grasas superfluas acumuladas, y permite a los órganos regenerarse y reactivar su funcionamiento, potenciando las facultades mentales, concentración y memoria.

El semiayuno puede hacerse durante 10 a 30 días, dependiendo de lo que se ingiera. Consiste en sustituir una o dos comidas, por el preparado de zumo de limón y sirope de savia. Las comidas que se ingieran durante este periodo, deben ser ligeras, suprimiendo el alcohol, los embutidos, las carnes rojas, fritos, café, lácteos y harinas refinadas.

Preparación del preparado de sirope y zumo de limón

  • medio limón
  • dos cucharadas soperas de sirope de savia
  • una pizca de pimentón
  • agua

El sirope de savia puede adquirirse en cualquier herbolario. Su ingesta debe completarse con alguna infusión laxante (regaliz, anís, hinojo) por la mañana y antes de acostarse, y también una cucharadita de aceite de oliva para facilitar la evacuación del intestino. También puede completarse con alguna infusión de menta o clorofila, que ayuda a neutralizar el olor.

Antes de comenzar la dieta y al terminarla, debemos acostumbrar poco a poco al cuerpo e ir ingiriendo los alimentos de forma progresiva, podemos empezar con zumos, a continuación verduras, después añadiremos harinas, a continuación pescado y por último carne.
Cambios durante la dieta

La dieta puede provocar al principio dolor de cabeza y debilidad. Esto es normal, pero si persiste, es recomendable dejar la dieta o suavizarla. Asimismo, la dieta provocará la salida de toxinas, por lo que se experimentarán cambios en el organismo, que serán mayores cuantas más toxinas se estén eliminando; puede tener más descargas mucosas, e incluso erupciones en la piel o una breve molestia en algún órgano, así como un cambio en el olor corporal.

La lengua también es un indicador de las toxinas existentes en el cuerpo: puede adquirir un color blanco, amarillento… cuando adquiere un color rosado es índice de que la dieta ha hecho su efecto y se puede volver a una dieta normal poco a poco.

La práctica de algún ejercicio suave, acelera la eliminación de toxinas gracias a la sudoración. Puede practicarse yoga o natación.

Post Relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *